Receta de vinagreta de mostaza francesa con chalotes macerados

Ilustración de Bretaña Inglaterra

Mi familia siempre fue una familia sin cebollas crudas. Esos pequeños y funky alliums nunca tuvieron una oportunidad. Mis padres pidieron ensaladas y hamburguesas sin cebolla, y yo opté por lo mismo por una especie de enfermiza solidaridad anticebolla. Solo comíamos cebollas cocinadas a una pulgada de sus vidas. Pero esto fue antes de conocer la chalota macerada.

Los chalotes eran un ingrediente semiextranjero para mí. Se sentían elegantes de una manera que yo no. Parecían cebollas, así que las rehuí. Pero hace unos años, comencé a prepararme ensaladas para el almuerzo (no es por presumir) y quería un nuevo aderezo. Nunca me habían gustado los aderezos, así que el listón era bastante bajo, pero disfruté de esta vinagreta de mostaza que comí mientras estudiaba en Francia, así que busqué recetas similares. Lo que encontré fue una revelación.

El primer paso de la receta era macerar las chalotas picadas, una técnica que, si te soy sincera, tuve que buscar. Básicamente, macerar solo significa dejar las chalotas picadas en un ácido (como jugo de limón o vinagre) durante unos minutos.

Suena tan mundano, pero en esos 5 o 10 minutos, el mordisco áspero e incomible de la chalota cruda desaparece mágicamente. Se vuelve crujiente y ácido y no te hace sentir como si acabaras de caerte de bruces en una cebolla. El brillo de la chalota casi se dispersa en el vinagre para que su bocado llegue en pequeñas y delicadas dosis. Este decapado suave es la clave de, bueno, todo.

El día después de que hice mi primer frasco de vinagreta, la agité en el almuerzo y la eché sobre mi ensalada, todavía esperando terminar recogiendo las chalotas. Pero el aderezo fue la estrella. Mejoró cada parte de la ensalada.

La lechuga mantecosa era tan delicada en comparación con la vinagreta, y la cremosidad del huevo duro estaba perfectamente equilibrada por las pequeñas dosis de acidez crujiente. Los frijoles y las remolachas se sentían mucho más lujosos. Mi compañero de escritorio se rió y me dijo que parecía que iba a llorar de alegría.

Hice esa vinagreta todos los días de esa semana y luego todos los días de la semana siguiente. Ya no estaba haciendo aderezo para la ensalada, estaba haciendo ensalada para el aderezo.

Esta técnica (para no ser demasiado melodramática) ha cambiado mi vida. Ahora dejo todo tipo de chalotes y cebollas crudas para macerar en jugo de lima o limón para salsas y diferentes tipos de vinagre para aderezos. Mis padres llaman a esto The Good Dressing y lo solicitan activamente.

Es una maravillosa adición a un tazón de granos o simplemente a las verduras asadas. No es difícil de hacer, se mantiene durante unos días en el refrigerador y es una introducción perfecta al hermoso y delicado mundo de los chalotes, un alimento que ahora mantengo abastecido en mi cocina y uso a diario. No le tengas miedo. Después de un poco de maceración, la chalota no picará.

Vinagreta de mostaza francesa

Prefiero hacer este aderezo de vinagreta en el mismo frasco pequeño que uso para servirlo y guardarlo, pero si quieres hacerlo en un tazón pequeño, sé mi invitado.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de chalota picada (alrededor de 1 chalota mediana)
  • 2 cucharadas más 1 cucharadita de vinagre de vino tinto
  • Una pizca de sal kosher (¡al gusto!)
  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • 3/4 cucharadita de mostaza Dijon
  • 1/2 cucharadita de miel

Instrucciones

  1. Combine la chalota, el vinagre y una pizca de sal kosher en el fondo de un frasco de mermelada.
  2. Deje reposar la chalota en vinagre durante al menos 10 minutos, o incluso hasta unas pocas horas.
  3. Agrega el aceite, la mostaza y la miel.
  4. Tapar bien y agitar bien hasta emulsionar.
  5. Pruebe y ajuste la acidez y la dulzura.
  6. Enamórate de un aderezo para ensaladas.

notas

¡Ajusta esto a tu gusto! Mi familia prefiere un sabor ácido fuerte, pero si desea algo más dulce o más mostaza, ajústelo en consecuencia.

Julia Child, Samin Nosrat, Martha Stewart y David Lebovitz tienen versiones de esta vinagreta de mostaza. Muchos agregan hierbas, otros ácidos e incluso un segundo tipo de mostaza. La parte importante es experimentar y encontrar lo que funciona para ti.

Scroll al inicio
Publicar empresa