No son tus pendientes, es el níquel: descubre si te da alergia, dónde se encuentra y qué hacer

No son tus pendientes, es el níquel: descubre si te da alergia, dónde se encuentra y qué hacer

  • Fecha
  • Fecha
  • 1

 No son tus pendientes, es el níquel: descubre si te da alergia, dónde se encuentra y qué puedes hacer para aliviar sus síntomas


¿A menudo te pasa que tu piel se rebela contra determinadas joyas produciendo sarpullidos, erupciones o picores?


¿Te ocurre no solo con joyas, sino también con la hebilla de un cinturón, el botón de tu pantalón favorito o incluso con algún pintalabios?


Si tu respuesta es SÍ, debes saber que puedes ser alérgica/o al níquel; y es que es la causa más común de dermatitis de contacto alérgica y afecta en torno al 15% de la población.


Ante la aparición de estos signos, la mayoría de personas lo atribuyen rápidamente a una piel sensible y/o a la alergia a los pendientes, pero como siempre decimos en Medlia, hay que evitar el autodiagnóstico y acudir al especialista médico correspondiente. 


Os sorprendería descubrir la interminable lista de elementos de uso diario que contienen este elemento químico… ¡incluso está presente en alimentos como el tomate y la cebolla!


¿Cómo se manifiesta la alergia al níquel? Síntomas y objetos cotidianos con níquel


El níquel es un elemento químico del grupo de los elementos de transición, de color blanco plateado, brillante, duro, maleable, dúctil, resistente a la oxidación y con propiedades magnéticas; se usa en aleaciones de acero, aportando dureza y resistencia a la corrosión, y como protector y revestimiento ornamental de los metales susceptibles de corrosión.


La reacción alérgica al níquel puede aparecer de repente, incluso en personas que nunca antes hayan manifestado dicha predisposición. Esta alergia se produce cuando las partículas milimétricas del níquel atraviesan la piel y las detecta el sistema inmunológico de la persona predispuesta. Además, el riesgo aumenta si el metal entra en contacto con zonas de la piel en las que haya heridas o rozaduras.


Entre los principales síntomas que evidencian una alergia a este elemento destacan:


  • Lesiones en la piel (dermatitis) con inflamación y picor
  • Aparición de eczemas de distintos grados:
  • Eczema agudo: suele aparecer tras un contacto inmediato de la piel con el níquel provocando rojeces, inflamación y aparición de ampollas en la piel.
  • Eczema subagudo: evolución del anterior eczema dando paso a la descamación de la piel.
  • Eczema crónico: la descamación se vuelve más gruesa, aparecen heridas y el rascado constante provoca una reacción de la piel llamada liquenificación.


Después de leer los síntomas de la alergia al níquel seguramente quieras saber dónde se encuentra este elemento químico para evitar el contacto con él. Aquí tienes una lista de objetos en los que suele estar presente:


  • Cinturón y botones del pantalón
  • Joyería y bisutería: pendientes, collares, anillos, correa del reloj…
  • Monedas
  • Algunos alimentos como la cebolla, el tomate, el choclo..
  • Productos de cosmética como el esmalte de uñas y barras de labios
  • Determinadas ortodoncias y dispositivos anticonceptivos como el DIU de la marca Essure


La lista es extensa y merece la pena tomarla en cuenta si crees que puedes ser alérgico/a al níquel. Si además quieres reconocer sus signos, estas son las principales partes del cuerpo en las que se manifiesta dicha alergia:


  • Sarpullido en el escote
  • Boca
  • Manos


Cómo minimizar y evitar los síntomas de la alergia al níquel


Lamentablemente no existe un tratamiento específico para tratar la alergia al níquel, y además, esta alergia aumenta con el paso del tiempo.


Lo primero, el diagnóstico: prueba de alergia al níquel


No obstante, es importante hacerse las pruebas correspondientes ante la aparición del menor síntoma de alergia. Normalmente, el dermatólogo podrá reconocer la alergia el níquel simplemente evaluando la apariencia de tu piel e identificando una reciente exposición a artículos que lo contienen. Existe además una prueba específica para identificarlo mediante el uso de parches (prueba de hipersensibilidad realizada por un alergólogo).


Como hemos comentado, aunque no existe un tratamiento para curar la alergia al níquel, si se pueden recetar determinados medicamentos para reducir la irritación y mejorar el estado de la piel: 


  • Antihistamínicos orales
  • Corticoesteroides orales
  • Cremas no esteroides
  • Crema de corticoesteroides


Alivia el picor con una loción o una crema calmante con calamina


Existen también, remedios caseros con los que tratar una piel que ha sufrido por el contacto al níquel:


  • Aplicación de lociones calmantes como la calamina, un medicamento muy utilizado en el tratamiento de la picazón leve de la piel y que causa una sensación refrescante al evaporarse.
  • Uso de cremas emolientes (vaselina o aceite mineral)
  • Aplicación de compresas húmedas para secar ampollas y reducir la picazón



Utiliza joyas y accesorios de metales que no te den alergia


La alergia al níquel es más común entre mujeres que en hombres ya que ellas están más en contacto con elementos que contienen este metal (joyas y bisutería),

De hecho, las personas alérgicas al níquel tienen muchas probabilidades de poseer también alergia al cobalto (presente en las baterías de los teléfonos móviles, en tratamientos para tratar la anemia en mujeres embarazadas…).


Si eres un/a amante de las joyas y no quieres renunciar a ellas prioriza siempre la compra de pendientes de acero quirúrgico hipoalergénico o titanio. Si quieres ir más lejos, también puedes exigir el certificado que asegure que las joyas que compras no contienen níquel.



Destierra estos alimentos de tu dieta, ¡contienen níquel!


Ahora que te estás poniendo tan en serio con evitar entrar en contacto con cualquier elemento que contenta níquel, es hora de pasar a la alimentación, y es que un consumo regular de alimentos con níquel puede ocasionar intolerancias y alergias alimentarias y otros problemas más graves como embolias pulmonares, problemas de corazón y bronquitis crónicas, entre otros.


Si tienes alergia al níquel evita consumir los siguientes alimentos:


  • Legumbres: alubias, judias, soja y lentejas.
  • Frutas: peras, kiwis, unas, ciruelas e higos.
  • Cereales: mijo, trigo sarraceno, avena y maíz.
  • Dulces: chocolate y derivados del cacao.
  • Verduras y hortalizas: rábanos, tomates, cebollas, brócolo, espárragos, apio, puerros y champiñones.


Asegúrate de que la cosmética que usas está libre de níquel y otros metales


Pasamos ahora al cuidado de la piel y es que como mencionábamos al inicio del artículo el níquel está también presente en productos de cosmética como el esmalte de uñas, cremas, máscaras de pestañas y algunos pintalabios.


A la hora de escoger tus productos de cosmética te recomendamos prestar atención a las etiquetas del envase y asegurarte de que encuentras el logo “Nickel Tested” que garantizará que el producto esté libre de níquel.



¿Vas a hacerte un tatuaje? Informa al responsable para evitar reacciones adversas a las agujas


Antes de poner fin a este artículo queremos mencionar que las agujas y tintas también poseen níquel y cromo en diferentes porcentajes, por lo que si estás pensando tatuarte y eres alérgico/a al níquel debes informar de ello a tu tatuador/a y buscar una alternativa que no ponga en riesgo tu piel ni tu salud.


Por supuesto, te recomendamos que te asegures de que el establecimiento en el que te quieres tatuar garantice todas las medidas de seguridad y esté homologado.






Compartir esta noticia