¿Por qué desaparece el periodo sin estar embarazada?

¿Por qué desaparece el periodo sin estar embarazada?

  • Fecha
  • Fecha
  • 1

La amenorrea o perder el periodo sin estar embarazada: causas, síntomas y posibles tratamientos.


Hoy queremos hablar de la amenorrea, una patología que afecta a las mujeres y que se caracteriza por la ausencia temporal o prolongada de la menstruación en su edad fértil.


Algunas de las situaciones que se pueden dar en mujeres que padecen de amenorrea y que son un síntoma claro pueden ser : regla que se corta y vuelve al cabo de unos días, regla que se retrasa en mujeres con un ciclo regular o regla cada 15 días. 



¿Te ha ocurrido alguna de las situaciones mencionadas anteriormente? Entonces este artículo te interesa, sigue leyendo;)



Amenorrea: el retraso menstrual y/o la ausencia de periodo prolongados


Se denomina amenorrea a la falta de menstruación y puede tratarse de un problema transitorio, intermitente o permanente, como consecuencia de:


  • La afectación del área del cerebro donde se producen las hormonas que regulan la producción de los estrógenos (hipotálamo e hipófisis).
  • La afectación de los ovarios, el lugar donde se producen los estrógenos.
  • La afectación del útero o de la vagina.


¿Qué tipos de amenorrea existen y a qué se deben?


Existen dos tipos de amenorrea:

  • Amenorrea primaria:  ausencia de menstruación a la edad de 16 años en una niña que tiene un crecimiento y un desarrollo de órganos sexuales normales: seno, vello púbico, etc., o en personas que a la edad de 14 años aún no han tenido una menarquia y no han desarrollado las características sexuales secundarias. Tiene una incidencia del 0.1% y el 60% son debidas a causa genética mientras que el 40% restante es debido a trastornos endocrinológicos.


  • Amenorrea secundaria: ocurre a la adolescente o mujer que ya había menstruado anteriormente pero lleva 3 ciclos seguidos o 6 meses sin menstruar o bien a aquellas mujeres que durante unos 9 meses han sufrido oligomenorrea (retraso de más de cuatro días en el ciclo menstrual) y que no están embarazadas, amamantando ni en la menopausia.



Amenorrea primaria o amenorrea juvenil


Hemos comentado que este tipo tiene que ver en un 60% con factores genéticos y el 40% restante es debido a trastornos endocrinológicos, pero viéndolo con más detalle puede deberse a:

  • Alteraciones de nacimiento (generalmente genéticas) que se asocian a un fallo del ovario para producir estrógenos. 
  • Pubertad retrasada constitucional. Es una causa infrecuente de amenorrea primaria.
  • Problemas de secreción de hormonas a nivel del cerebro (hipotálamo). El hipotálamo es aparentemente normal pero no secreta las hormonas necesarias para estimular al ovario a que secrete hormonas femeninas y poder así producirse la menstruación. Esta alteración se observa con frecuencia asociada a enfermedades o situaciones que cursan con un peso muy bajo, como diversos trastornos de la conducta alimentaria (anorexia y bulimia nerviosa), el estrés, el ejercicio físico intenso (deportistas de élite), etc.
  • Alteraciones anatómicas del útero, la vagina o las trompas. Puede haber ausencia de alguno de estos órganos, un septo vaginal (un tabique en el interior de la vagina que impide la salida de la menstruación) o un himen imperforado (se comporta como un septo vaginal). Representan el 20% de las causas de amenorrea primaria. Suelen acompañarse de dolor cíclico en la parte baja del abdomen.
  • Síndrome del ovario poliquístico. Suele presentarse como una amenorrea secundaria aunque a veces se manifiesta de forma primaria.
  • Otras enfermedades, como el síndrome de insensibilidad completa a andrógenos, la deficiencia de 5 alfa reductasa, la resistencia a estrógenos, etc.


Amenorrea secundaria, el primer signo de embarazo


Las causas naturales más comunes de la amenorrea secundaria son el embarazo, la lactancia y la menopausia; así como las enfermedades del ovario (Síndrome del ovario poliquístico e Insuficiencia ovárica primaria/ fallo prematuro del ovario).

Otras causas de la amenorrea secundaria pueden ser:

  • Problemas de secreción de hormonas a nivel del cerebro (hipotálamo)
  • Enfermedades del tiroides, como el hipotiroidismo.
  • Problemas del útero (síndrome de Asherman).
  • Amenorrea por estrés
  • Toma de anticonceptivos
  • Radioterapia para el tratamiento del cáncer
  • Galactosemia, sarcoidosis y síndrome del cromosoma X frágil
  • Depresión y trastornos psiquiátricos en general
  • Tuberculosis
  • Amenorrea por pérdida de peso debido a afecciones como anorexia nerviosa o bulimia
  • Obesidad severa
  • Práctica excesiva de ejercicio físico
  • Abuso de droga


Amenorrea hipotalámica, la ausencia de regla más común en deportistas y por la toma de anticonceptivos


Si no te viene la regla y no estás embarazada puede que estés sufriendo este tipo de amenorrea, ya que afecta al 20% de las mujeres en edad fértil.


Esta variante se caracteriza por la ausencia de regla o irregularidad durante dos años o más y es una consecuencia del estrés; por lo general combinado con la pérdida de peso y el exceso de ejercicio.


Sufrir este tipo de amenorrea implica un problema grave de salud y es que supone una pérdida de la densidad ósea, problemas digestivos, falta de sueño, disminución del deseo sexual y problemas de fertilidad.


No obstante, algunos estudios como el de la doctora Sarah Berga, profesora del Departamento de Ginecología, Obstetricia y Ciencias Reproductivas de la Universidad de Pittsburgh, demuestran que mujeres que han seguido una terapia conductual para reducir el estrés han conseguido recuperar su ciclo.


Este tipo de amenorrea se detecta mediante un diagnóstico de exclusión, es decir, habiendo descartando antes otras posibles explicaciones a la ausencia del periodo. Algunas de las pruebas médicas que pueden permitir detectarla son:


  • Control del peso
  • Analítica de sangre
  • Ecografía
  • Estudio de la dieta y rutina de ejercicio


Vemos por tanto que la pérdida de peso es un factor clave en la aparición de esta patología y es que puede darse incluso en mujeres con una apariencia física sana y un estilo de vida activo pero con un peso bajo en la escala del IMC.



Oligomenorrea, o cuando tu periodo dura más de lo normal


Conviene diferenciar la amenorrea de la oligomenorrea, un trastorno menstrual que se caracteriza por la aparición poco frecuente del periodo (cada 35 días o más), de manera irregular y con una duración variable.


Este trastorno puede provocar problemas de infertilidad, cambios en el peso y la piel (aparición de vello en el rostro) y ciclos cortos (2 días o incluso horas).


Entre las causas más comunes de la oligomenorrea se encuentran:


  • Toma de pastillas anticonceptivas
  • Sobrepeso y obesidad
  • Síndrome del ovario poliquístico
  • El estilo de vida: estrés, dietas, medicamentos…



Tratamientos médicos y consejos para recuperar la menstruación


Los tratamientos para provocar y recuperar la regla varían según el tipo de irregularidad (amenorrea, oligomenorrea, etc…) y el estilo de vida de la mujer.


Por ejemplo, los tratamientos de las irregularidades menstruales que se deben al sangrado anovulatorio (períodos ausentes, infrecuentes e irregulares) incluyen:

  • Anticonceptivos orales
  • Progestina cíclica
  • Tratamientos para una enfermedad subyacente que causa el problema menstrual, como asesoramiento y terapia nutricional para un trastorno alimenticio


Los tratamientos para las irregularidades menstruales que se deben al sangrado ovulatorio (sangrado menstrual abundante o prolongado) incluyen:

  • Inserción de un dispositivo intrauterino de liberación hormonal
  • Uso de diversos medicamentos (como los que contienen progestina o ácido tranexámico) o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos

 

Aunque no exista un tratamiento natural para la amenorrea, las mujeres que lo padecen pueden incorporar significativos cambios en su estilo de vida cuyo efecto ayude a la recuperación del ciclo… Y es que se ha demostrado que la reducción del estrés, cambios y mejoras en la dieta y la rutina de ejercicios pueden favorecer la recuperación del ritmo natural del periodo.


Cuida tu alimentación, realiza una rutina de ejercicios acorde a tu IMC, vigila tu peso y sobre todo no dejes que el estrés sea una constante en tu vida. Tu cuerpo es sabio, si algo no va bien te lo hará saber así que escucha sus señales y ante el menor síntoma acude a un especialista médico.



Compartir esta noticia