Los síntomas físicos de la ansiedad: qué esperar

Sentirse ansioso a veces es parte de la vida, especialmente en estos días. Pero en algún momento, la ansiedad cotidiana puede transformarse en una ansiedad grave del tipo que puede tener un impacto profundo en su salud mental y física.

La ansiedad es cuando tiene pensamientos tensos o preocupados, a menudo junto con síntomas físicos como aumento de la presión arterial o latidos cardíacos acelerados.

Si se encuentra entre el 30 por ciento de los adultos estadounidenses que experimentan un trastorno de ansiedad, estos sentimientos lo bombardean casi todo el tiempo durante semanas o meses.

Estos trastornos pueden tomar muchas formas diferentes, que incluyen:

  • trastorno de ansiedad generalizada
  • trastorno de pánico
  • desorden de ansiedad social
  • trastornos relacionados con la fobia como la agorafobia
  • trastorno de ansiedad por separación

No es ningún secreto que los trastornos de ansiedad no tratados pueden afectar gravemente su bienestar emocional. Pero debido a que la ansiedad desencadena una cascada de síntomas físicos, también puede tener un impacto en su cuerpo. Y esos efectos podrían acumularse con el tiempo.

Los síntomas físicos de la ansiedad: lo que le hace a tu cuerpo

¿Cómo te afecta físicamente la ansiedad exactamente? Vamos a contar las maneras. Cuando las emociones ansiosas comienzan a surgir, también puede notar sensaciones físicas como:

  • aumento del ritmo cardíaco
  • respiración más rápida, o incluso hiperventilación
  • transpiración
  • sacudida
  • mareo
  • tensión muscular, como apretar la mandíbula
  • sentirse débil o cansado
  • Síntomas gastrointestinales como náuseas, calambres o diarrea.
  • tener que orinar más a menudo

Con todo, la ansiedad puede tener un efecto bastante intenso en tu cuerpo. Pero, ¿qué está pasando exactamente para que eso suceda? La ansiedad es una de las formas del cerebro de responder cuando detecta una amenaza.

En una situación peligrosa (que puede ser legítimamente peligrosa o simplemente algo que percibes como peligroso), el cerebro envía una señal para inundar el cuerpo con adrenalina para ayudar a protegerte. Su ritmo cardíaco y su presión arterial aumentan, lo que puede hacer que sude, tiemble o incluso sienta un hormigueo o un escalofrío extraño.

El flujo de sangre se desvía de los órganos abdominales hacia el cerebro, donde es necesario para ayudarlo a moverse y pensar rápidamente, por lo que su estómago tiene esa extraña sensación de que algo malo va a suceder. A medida que te vuelves hiperconsciente de tu entorno, tus músculos comienzan a tensarse.

Con todo, tu cuerpo está listo para luchar. Pero en el caso de la ansiedad, en realidad no sucede nada amenazante. Entonces, en lugar de zambullirte y tomar medidas para protegerte, estás atrapado con todos estos sentimientos horribles.

Ataques de pánico vs. ansiedad: ¿Cuál es la diferencia?

Síntomas Ataque de ansiedad Ataque de pánico
preocupación y angustia
inquietud
miedo
repentino miedo a la muerte
sentimiento de desapego del mundo o de uno mismo
aumento de la frecuencia cardíaca o latidos cardíacos acelerados
Dolor de pecho
dificultad para respirar
sensación de ahogo o de opresión en la garganta
boca seca
sudoración, sofocos o escalofríos
temblores, entumecimiento u hormigueo
náuseas o dolor de estómago
dolor de cabeza
aturdimiento o mareos

Los ataques de pánico son períodos particularmente intensos de ansiedad y difieren un poco de los ataques de ansiedad (¡tome nota del cuadro anterior!).

Pueden aparecer rápidamente, a veces aparentemente de la nada, y alcanzar su punto máximo en aproximadamente 10 minutos, como una ola rompiendo sobre ti. Suelen estar marcados por síntomas físicos como:

  • corazón palpitante o acelerado
  • transpiración
  • sacudida
  • sensación de falta de aire, como si se estuviera ahogando o siendo asfixiado
  • Dolor de pecho
  • náuseas o calambres
  • sentirse mareado o desmayado
  • escalofríos o tener mucho calor de repente
  • sensación de entumecimiento u hormigueo

Los sentimientos pueden ser tan fuertes y aterradores que algunas personas los confunden con un ataque al corazón u otra condición que requiere atención médica de emergencia.

Si te encuentras en medio de un ataque de pánico o un ataque de ansiedad, sigue estos pasos para calmarte. Si está experimentando una ansiedad intensa, también lo invitamos a probar estos 13 consejos para sobrellevar la situación y calmarse.

¿Es el trastorno de ansiedad generalizada o solo una fase?

Los trastornos de ansiedad son muy comunes, por lo que es normal preguntarse si los sentimientos de ansiedad con los que está lidiando son solo algo típico y temporal o un problema que debe abordarse.

La ansiedad tiende a caer en el territorio del desorden si es lo suficientemente abrumadora como para interferir con tu vida cotidiana. Es posible que tenga un trastorno de ansiedad generalizada si:

  • Estás constantemente preocupado o nervioso.
  • Estás abrumado por miedos que en el fondo sabes que no tienen sentido, pero no puedes sacártelos de la cabeza.
  • Tu ansiedad hace que evites situaciones cotidianas o responsabilidades como socializar o ir a trabajar.
  • Estás ansioso hasta el punto en que no disfrutas de la vida.
  • Usa drogas o alcohol para sentirse menos ansioso.
  • A veces, tu corazón comienza a latir con fuerza, aparentemente de la nada.

Los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada durarán semanas o meses sin disminuir y pueden infiltrarse en todas las áreas de su vida. Si cree que podría verse afectado, comuníquese con un profesional de la salud mental. Juntos pueden analizar sus síntomas y decidir los próximos pasos.

Tratamientos: Cómo sentirse mejor lo antes posible

Los trastornos de ansiedad necesitan tratamiento profesional, por lo que si sospecha que tiene uno, debe consultar a un experto en salud mental. Dependiendo de sus síntomas junto con otros factores, su terapeuta podría recomendarle tratar su ansiedad con:

  • terapia de conversación regular
  • terapia cognitiva conductual (TCC), una forma de terapia de conversación en la que aprende habilidades para hacer frente a sus síntomas y volver a las actividades desencadenantes que podría haber estado evitando
  • medicamentos como antidepresivos o ansiolíticos o, en algunos casos, sedantes o betabloqueantes

Las técnicas caseras también pueden ser útiles para sobrellevar la situación, ya sea que le diagnostiquen un trastorno de ansiedad o simplemente se sienta ansioso de vez en cuando. Algunas estrategias que podrían ser útiles:

  • técnicas de relajación como respiración profunda, imágenes guiadas, biorretroalimentación o autohipnosis
  • escuchando música
  • movimiento meditativo, como yoga o tai chi
  • cuidarse comiendo bien, haciendo ejercicio con regularidad y durmiendo lo suficiente

Finalmente, trate de mantener las cosas en perspectiva. A veces, aceptar que no puedes controlarlo todo o incluso tratar de encontrar algo positivo o divertido en una situación que te provoca ansiedad puede ayudarte a sentirte mejor al respecto.

Scroll al inicio
Publicar empresa